03/06/2017

La financiarización de la vivienda: una amenaza para los derechos humanos, según las Naciones Unidas

La Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre el derecho a una vivienda adecuada, Leilani Farha, presentó la semana pasada su último informe sobre las consecuencias de la financiarización de la vivienda en el derecho a acceder a una vivienda digna para todos. Según la Relatora Especial, “la inversión de capital en la vivienda desconecta cada vez más a la vivienda de su función social de provisión de un lugar para vivir en condiciones de seguridad y dignidad y, por lo tanto, socava la efectividad del derecho a la vivienda como un derecho humano”.

El informe de las Naciones Unidas “sobre una vivienda adecuada como elemento integrante del derecho a un nivel de vida adecuado y sobre el derecho de no discriminación a este respecto” tiene el mérito de exponer claramente la relación entre la creciente importancia de los mercados financieros globalizados en la vivienda y la precariedad habitacional que provoca.

La financiarización de la vivienda es un fenómeno global que transforma la vivienda en un bien especulativo destinado a la acumulación del capital financiero más que a la garantía de condiciones de vida digna para todos. Así, según la relatora especial de las Naciones Unidas, el sector financiero invierte cada vez más en el sector inmobiliario, que se ha transformado en “caja de depósito segura”, en un “deposito de capital y del excedo de liquidez”. La liberalización, la ausencia de regulación y de transparencia han atraído actores financieros que retroalimentan esta transformación. Así, en 2015, el capital obtenido por estas inversiones inmobiliarias globalizadas supero los 440.000 millones de dólares.

Este fenómeno causa una situación de precariedad  y de emergencia habitacional sin precedentes. Según Leilani Farha, estas inversiones en el sector inmobiliario fomentan el aumento de los precios de la vivienda, la segregación espacial y la desigualdad urbana. La financiarización de la vivienda se ha convertido en el factor clave del espiral que empobrece a los pobres y enriquece a los ricos, ya que el acceso a las zonas urbanas privilegiadas es cada vez más difícil para la población con menos recursos. Los fenómenos de gentrificación y de apropiación privada de los bienes comunes tienen por consecuencia que se siga desahuciando y expulsando y desplazando a los residentes de nuestras ciudades.

El informe de la Relatora Especial de las Naciones Unidas es una herramienta para denunciar las consecuencias de la financiarización de la vivienda para los derechos humanos, y en particular para el derecho a una vivienda adecuada. Sin embargo, las recomendaciones de políticas públicas para luchar en contra de este proceso resultan muy generales y abstractas. Además, el documento no menciona las insuficiencias de la Nueva Agenda Urbana de la Cumbre Mundial del Habitat (Habitat III) de obligar a los poderes nacionales y locales a implementar políticas de regulación de esta financiarización.

En Barcelona, la financiarización de la vivienda ha provocado procesos especulativos; las inversiones extranjeras, la especulación por “fondos buitre” y el turismo masivo tienen un fuerte impacto en el derecho a la vivienda. En la actualidad, los precios del alquiler no dejan de subir, y el acceso a una vivienda digna se hace cada vez más difícil. Por estas razones, desde el Observatori DESC, promovemos una regulación popular y no financiera del mercado de la vivienda, para que todos podamos disfrutar pacíficamente de la seguridad de nuestras viviendas. Denunciamos las consecuencias dramáticas de la financiarización de la vivienda en Barcelona y en el conjunto del estado español y exigimos:

  • Que no haya más desahucios ejecutados por entidades financieras y grandes propietarios
  • Mayor regulación e inspección del mercado de alquileres vacacionales
  • Que se implementen leyes más protectoras para los inquilinos y que se limiten los precios del mercado de alquiler
  • Mayor control de las inversiones inmobiliarias y tanteo y retracto de las operaciones por la administración pública
  • Que no se venda más suelo público y se promuevan regímenes de tenencia alterativos a la propiedad

 

AdjuntoTamaño
Informe de la Relatora Especial sobre una vivienda adecuada282.85 KB