11/15/2017

Conferencia "El derecho a la ciudad" en las I Jornadas de Intervención Comunitaria de Médicos del Mundo (Navarra)

La concreción y puesta en práctica del derecho a la ciudad es uno de los mayores desafíos de este nuevo derecho colectivo. En el barrio de la Milagrosa, en Pamplona, se está trabajando desde la óptica de la intervención comunitaria gracias a un proyecto de Médicos del Mundo. Nuestra directora Irene Escorihuela participó en la conferencia inaugural de las jornadas, tituladas "Nuestro barrio, un mundo en el que caben muchos mundos".

Podéis leer su intervención completa en el documento adjunto.

"Hoy en día, los procesos de urbanización se aceleran. El poder de las ciudades es cada vez mayor. A día de hoy, el 55% de la población mundial vive en ciudades, y la ONU estima que alrededor del 70% lo hará en 2050. A lo largo de los próximos 30 años, más de 2 mil millones de personas se instalarán en aglomeraciones urbanas, sobre todo en las grandes metrópolis mundiales. En un mundo donde el 1% de la población mundial detiene el 50% de la riqueza, las zonas urbanas concentrarían desigualdades insostenibles.
En aquellos lugares donde la ciudad ya está consolidada, también existen numerosos cambios constantemente. La ciudad se crea, se construye, la ciudad no es nunca estática. La ciudad implica conflicto entre los distintos actores que quieren transformarla a su manera. Esto lo podemos observar en cada terraza que se abre, cada calle que se peatonzaliza, cada negocio que abre sus puertas.

Como en todos los ámbitos, hay actores que ostentan más poder y otros que deben aceptar los cambios que se proponen sin tener mucha capacidad de incidencia. A menudo, la voluntad de grandes empresas multinacionales o la gran capacidad económica de marcas comerciales reconocidas ganan espacio a comercios emblemáticos o a antiguas viviendas. Algunos barrios se ponen de moda y reforman dificios, sus pisos, subiendo los precios de los alquileres, con el resultado de que las personas que viven allí no pueden seguir pagándolo. Muchas de ellas tendrán que abandonar la zona y buscar un lugar donde vivir no suponga un esfuerzo económico tan grande; las que permanezcan en el barrio verán cómo las tiendas y cafeterías cambian progresivamente por boutiques y restaurantes cool.

Otros barrios se vaciarán por haber realizado un planeamiento fantasma, con proyecciones de viviendas inacabadas sin servicios ni acceso al comercio ni al ocio. En ese mismo lugar, o en otros, la precariedad laboral, el desempleo y la falta de recursos lleva a la competición feroz por ocupar viviendas vacías. En algunas de ellas vivirán personas que no pueden acceder a un alquiler de mercado o que han sido desahuciadas sin realojo por parte de la administración; otras viviendas se realquilarán a personas todavía más desamparadas; otras servirán como sede de actividades poco lícitas. Por supuesto, todas estas transformaciones no se limitan estrictamente a los límites conurbanos de la ciudad a su delimitación administrativa, sino que municipios colindantes y a menudo regiones metropolitanas enteras se ven también afectadas por muchos de los procesos mencionados. "

Sigue leyendo en el documento adjunto

AdjuntoTamaño
mdm_pamplona.pdf641.4 KB